5 Mitos del Acné

En este artículo voy a citar y explicar brevemente algunos de los mitos más populares relacionados con la cura del acné.

 

El acné se va al cumplir los 18 – 21 años

Mucha gente sostiene que al llegar a una determinada edad, el acné desaparece como por arte de magia. Si bien es verdad que en la adolescencia es cuando más se ve que la gente tiene espinillas en la cara, no necesariamente todo este proceso acabará al salir de esta etapa de la vida. En el caso de los jóvenes que tienen algún desorden hormonal en su adolescencia y que el acné se vea incrementado por esta causa, entonces es muy posible que disminuya en gran medida al llegar a la edad de los 18 a 21 años, donde el organismo ya realizó la mayoría del desarrollo corporal. De lo contrario, la edad no tendrá casi impacto en su disminución.

 

El chocolate es un enemigo del acné

La verdad es que es un mito esto de que el chocolate hace salir granos en el rostro. Si bien es un producto elaborado y que suele resultar pesado para varias personas, no tiene ningún impacto sobre el acné. Eso sí, existen personas que son alérgicas al mismo y que al consumirlo presentan granos, ronchas, llagas, etc.

 

La pasta dental como mascarilla

La pasta para los dientes tiene una composición que es dañina para la piel, en el sentido de que puede crear irritación (ponerla rojiza). Existe un mito muy popular que sostiene que la pasta dental seca las espinillas. En realidad puede que en ocasiones, de acuerdo al tipo de piel y espinilla, acelere el secado de la misma. Pero en sí, no hará más que irritar a la piel. Es por ello que ninguna mascarilla para el acné contiene este producto en su composición.

 

El aloe vera (sábila) cura del acné

La sábila es una de esas plantas mágicas para ponerse en la piel, pero es un mito que cure del acné. Aun así es verdad que está muy asociada a la presencia de granos y espinillas. Esto es porque su verdadera función es la de cerrar heridas rápidamente y cuando una persona tiene acné tiende a lastimarse. Es por ello que, de alguna forma, el mito del aloe vera sigue siendo un cuento, pero tiene una gran utilidad para la piel lastimada por espinillas.

 

Frotarse la cara para eliminar la grasitud de la piel

Más que un mito es un gran error ya que perjudica gravemente las defensas de la piel. Hacer esto no sólo no ayuda en lo más mínimo sino que agrava el acné, corriendo el riesgo de lastimarse las espinillas presentes también, expandiendo la infección.